Papa clama por la solidaridad y el respeto

 

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).- El papa Juan Pablo II hizo ayer un llamamiento para construir una cultura global «de solidaridad y respeto a la dignidad humana» y destacó que se trata de una necesidad evidenciada por «los trágicos eventos del 11 de septiembre de 2001» en Estados Unidos.

   En un discurso dirigido a los miembros de la Conferencia Episcopal de EEUU de las regiones de Boston y Hartford, a los que recibió hoy, el Pontífice dijo que el establecimiento de una cultura basada en esos valores es «uno de los grandes deberes morales que debe afrontar la humanidad».

   «Estoy convencido de que la iglesia en Estados Unidos puede jugar un papel importante a la hora de afrontar este desafío, dado que esta realidad emergente es en gran parte fruto de las experiencias, actitudes e ideales del occidente contemporáneo, y particularmente de América», añadió.

   El Pontífice se refirió también al compromiso de la Iglesia estadounidense para «hacer oír su voz en defensa de los derechos humanos fundamentales, la dignidad de la persona y las necesidades éticas de una sociedad justa y bien distribuida».

   Tras destacar la importancia de la evangelización de la cultura, indicó que un «desafío fundamental» en este área es lograr «un encuentro fructífero entre el Evangelio y la nueva cultura global», resultado esta última de «un crecimiento sin precedentes en la comunicación y la expansión de una economía mundial».

   Juan Pablo II animó además a la iglesia norteamericana, afectada por la cuestión de los abusos sexuales que han «ensombrecido» su actividad «y la de sus ministros», a perseverar en el testimonio público de fe y esperanza.

   En este sentido, pidió «fuerte respaldo» a los sacerdotes estadounidenses, «muchos de los cuales han padecido gran sufrimiento debido a los fracasos, muy publicados, de algunos de los ministro de la Iglesia».