«50 juegos y expulsión», sanciones que propone Stanley Javier para los jugadores que usen esteroides

«50 juegos y expulsión», sanciones que propone Stanley Javier para los jugadores que usen esteroides

POR JEFFREY NOLASCO
El ex jugador Stanley Javier propuso ayer severas sanciones para los jugadores que sean encontrados culpables de usar esteroides. Dijo que el béisbol está en una etapa de «descrédito» y que sólo con sanciones duras podrá recuperar la credibilidad ante los fanáticos.

«Propongo una primera sanción de 50 juegos. Y que a la segunda ocasión el jugador sea expulsado del béisbol. Es la única forma de poner la casa en orden», dijo Javier al ser entrevistado en el programa «Impacto Deportivo» que produce Franklin Mirabal cada sábado a las 3:00 de la tarde en el canal 11.

«Yo también fui afectado. Desde mi época de jugador se está usando esteroides y probablemente peloteros que me quitaron un puesto jugaron sucio», agregó.

Fue más severo al asegurar: «todos los récords de esta generación merecen tener un asterisco porque no se sabe quién usó o no esteroides».

JAVIER: TONY PEÑA ES EL ADECUADO PARA DIRIGIR

Al pasar al tema del próximo «Clásico Mundial de Béisbol», Stanley Javier se siente optimista y cree en el patriotismo de los jugadores.

«Hay personas que dudan, pero a ellos les digo que los peloteros son muy orgullosos de su país y no desaprovecharán esta oportunidad», expresó Javier.

Y agregó: «Se nos da la posibilidad de probar que tan grandes somos y dudo que algún pelotero quiera dejar de ser parte de ese proyecto».

Con relación al dirigente no dudó ni un instante al señalar a Tony Peña como el hombre motivador, con experiencia y adecuado para el puesto.

«Hay muchas cosas que se van explicar a finales de mes. Estamos esperando que la mayoría de los jugadores terminen su labor en los playoffs. Pero todo marcha bien y estamos muy optimistas», dijo.

FAVORECE QUE SAMMY SOSA SIGA EN LA PELOTA

Al tocar el tema de Sammy Sosa, Javier ve bien que continúe en las Grandes Ligas y está plenamente seguro que pasará de los 600 jonrones.

Sin embargo, quiere dar algunos consejos a Sosa para que pueda terminar bien su carrera.

«La mente dice una cosa, y el cuerpo otra. Debe seguir en la pelota hasta que el cuerpo diga, no hasta donde quiera su cabeza», señaló

Le sugirió hacer pequeños ajustes en su bateo. Primero, tratar de «adivinar» más pitcheos. Caerle atrás a un determinado lanzamiento.

Segundo, limitar la cantidad de movimientos en la caja de bateo, y tercero, tratar de hacer más contacto y no sólo pensar en jonrones.

CREE ALEX RODRÍGUEZ ROMPERÁ RECORD DE JONRONES

Al referirse a Alex Rodríguez, un jugador con el compartió y admira, lo proyectó como el candidato a romper el récord de jonrones.

«Yo pensé que Ken Griffey jr sería el hombre para romper el récord de jonrones de todos los tiempos, pero las lesiones lo han frenado. Si Barry Bonds no llega, yo creo que lo haría Alex Rodríguez», dijo Javier.

Lo piensa así ya que desde su primer día en Grandes Ligas, Rodríguez, quien tiene 429 jonrones, ha sido un dedicado a su profesión.

«Creo que puede terminar su carrera como el pelotero con más cuadrangulares de por vida en las Grandes Ligas», aseguró Javier.

ALEX Y DAVID: UN EMPATE PARA EL MÁS VALIOSO

Al entrar al campo de las comparaciones sobre quién deber ser el Más Valioso, Javier prefería que el premio se partiera en dos.

«Oyeme, David Ortiz ha sido grande para Boston, pero Alex Rodríguez es un jugador completo que también tuvo grandes numeros. Es una decisión muy difícil elegir a uno de los dos», explicó.

JAVIER SE CRIÓ ENTRE GRANDES PELOTEROS

Ahora en el retiro, Javier no deja de extrañar sus buenos tiempos en el play. Desde cuando era niño hasta que fue jugador por 17 años.

«Recuerdo que cuando era pequeño me bañaba en los camerinos con jugadores como Bob Gibson, Joe Torre, Cheo Cruz y mi papá Julián», relata.

Y agrega: «Uno se pasaba ocho meses del año con sus compañeros y esa es una de las partes que extraño de mi carrera de pelotero».

Sin embargo, le compensa saber que está dedicando más tiempo a su familia, que en definitiva es lo más importante que le ha dado Dios.