254 haitianos están varados en la frontera   Perú-Brasil

254 haitianos están varados en la frontera   Perú-Brasil

Lima. EFE. Desde hace unos diez días, 254 inmigrantes haitianos que sobrevivieron al terremoto que devastó a Haití en 2010, se encuentran varados en la ciudad fronteriza peruana de Iñapari, al ser impedidos de ingresar a Brasil por la policía de este país, informaron ayer, martes,  a Efe autoridades de esa localidad.  

Los haitianos llegaron a Iñapari, al sur oriente del país, por seguir una ruta que consideran la más económica y con una menor cantidad de trámites migratorios que cumplir para ir en búsqueda de una mejor calidad de vida en Brasil.  

El párroco de la localidad peruana, René Salízar, declaró ayer a Efe que desde 2010 unos 8,000 haitianos han pasado la frontera brasileña desde Iñapari.  

La mayoría de inmigrantes que se encuentra actualmente en Perú vive en el templo de Salízar, mientras que el resto está instalado en un campamento especial establecido por el Gobierno regional de Madre de Dios.  

Entre los inmigrantes hay hombres, mujeres y niños que se alimentan de una olla común, resultado de donaciones brasileñas y de empresarios de la zona. 

 Iñapari se ubica en la región Madre de Dios, una de las menos pobladas de Perú y con mayores tasas de pobreza.

El alcalde de Iñapari, Celso Curi, declaró ayer a Efe que esta situación ha alterado la vida de su pequeña localidad, que tiene a unos 2,000 habitantes.  

“Somos una población con algunas limitaciones- tenemos agua solo por dos horas al día y problemas de desagüe por la falta de una planta de tratamiento”, afirmó Curi, en una conversación telefónica desde esa pequeña localidad ubicada en medio de la selva amazónica.

Las claves

100 visas al mes

El 12 de enero el Gobierno brasileño reglamentó que su embajada en Puerto Príncipe sea la que otorgue un máximo de 100 visas de trabajo al mes para los inmigrantes haitianos.   Según Curi, la policía brasileña se ha instalado en el puente fronterizo con Perú para controlar estrictamente el ingreso de personas y vehículos.   “Desde 2010 ellos (los haitianos) han estado pasando como cualquier turista, pero el año pasado, a fines de marzo”, alertó Curi.