Danilistas buscan consensuar Ley Partidos salió del Senado

Danilistas buscan consensuar Ley Partidos salió del Senado

La corriente danilista del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) en la Cámara de Diputados socializa los puntos más conflictivos de la Ley de Partidos, aprobada por el Senado, y que obliga a los partidos políticos a renovar periódicamente los puestos de dirección, incluyendo la presidencia, para que los cargos nunca puedan exceder los cuatro años.
En tanto, la reunión de la comisión especial de diputados que estudia la Ley de Partidos volvió a fracasar este lunes. La comisión lleva más de un mes de retraso en los trabajos por las divisiones políticas que afloraron en el partido de Gobierno por el tema de las primarias de los partidos.
La reunión de la comisión que conoce el proyecto de Ley de Partidos estaba prevista para las 3:00 p.m de ayer, y trascendió que se pospuso a petición del Partido Reformista Social Cristiano. Mientras, este martes la divergencia partidaria del PLD podría expresarse en la sesión en la Cámara de Diputados, ya que el conflicto provocó la suspensión de la sesión del pasado jueves.
Ley de Partidos. La reseña de la ley que discuten los diputados seguidores del presidente Danilo Medina, tal cual la aprobaron los senadores adeptos al mandatario, establece que los candidatos a la Presidencia y a alcaldes tienen el deber de depositar ante la Junta Central Electoral (JCE) el Plan de Gobierno Nacional y local 30 días después de inscritas las candidaturas. Dispone que los partidos que soliciten reconocimiento de la Junta Central Electoral (JCE) deben contar con el respaldo de al menos el 2% de los votos válidos de las últimas elecciones presidenciales, y acompañar la petición de una declaración jurada de los organizadores.
Financiamiento de candidatos. Después de las primarias y la cuota a reservas para los sectores, el financiamiento es uno de los temas más polémicos en la Ley de Partidos, debido a que el proyecto aprobado por el Senado prohibe a los candidatos a la Presidencia de la República gastar en proselitismo más de un peso por cada elector hábil en su demarcación.
A los candidatos a puestos congresuales les prohibe rebasar el gasto en campaña de 75 pesos por cada ciudadano con derecho a voto, y en le caso de los candidatos a alcaldes y directores de distrito les asigna un tope de 50 pesos, para los regidores y vocales les prohibe gastar más de 25 pesos por votante.