Trump y Kim Jong Un llegan Singapur para histórica reunión

Trump y Kim Jong Un llegan  Singapur para histórica reunión

Donald Trump y Kim Jong Un llegaron ayer a Singapur, dos días antes de una esperada cumbre, la primera en la historia entre un presidente de Estados Unidos en ejercicio y un dirigente norcoreano, tras décadas de desconfianza entre la superpotencia y el aislado país con armas nucleares.
El arsenal nuclear de Pyongyang, que le ha valido varias tandas de sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU y amenazas de acciones militares del gobierno de Trump, será el eje central de la reunión, cuyo resultado se anuncia muy incierto.
Poner un punto final formal a la Guerra de Corea, 65 años después del fin de las hostilidades también estará sobre la mesa.
La cumbre de mañana en Singapur es el clímax de una espectacular ofensiva diplomática reciente en torno a la península de Corea, pero críticos advierten sobre riesgos de que sea un triunfo de la forma sobre el fondo.
Washington exige desnuclearización completa, verificable e irreversible de Corea del Norte pero hasta ahora Pyongyang sólo ha prometido un compromiso con la desnuclearización de la península, un término difícil de interpretar.
Richard Armitage, subsecretario de Estado de Washington durante el gobierno de George W. Bush, prevé que haya pocos progresos en el tema clave de la desnuclearización. «El éxito va a estar en los clics de las cámaras», afirmó. «Ambos consiguen lo que quieren», dice. Trump insistió que la cumbre no iba a ser «sólo una sesión de fotos», afirmando que iba a ayudar a forjar una «buena relación» que pueda llevar a un «proceso».