10,000 carecen de servicios de rehabilitación

10,000 carecen de servicios de rehabilitación

POR LLENNIS JIMÉNEZ
La Asociación Nacional de Rehabilitación no ha podido abrir los servicios en sus centros de Salcedo, Montecristi y El Seibo, por falta de RD$9 millones para reparar las instalaciones y dotarlas de los equipos necesarios para la asistencia de más de 10,000 discapacitados en las tres provincias.  Asimismo, la presidenta de la entidad, Mery Pérez de Marranzini, dijo que actualmente luchan por completar 20 centros a nivel nacional.

Dijo que la institución, con 42 años de labor, tiene un déficit anual de más de RD$7 millones y opera con un personal muy mal pagado.

Manifestó que del Estado apenas reciben unos RD$2.5 millones al mes, recursos que dijo sólo representan el 30% de sus gastos para atender a unas 50,000 personas al año.

Precisó que el déficit mensualmente es de RD$1.2 millones y que el 70% de los recursos de la entidad lo generan con sus propias fuentes, para lo que cada año realizan diferentes actividades pro fondos.

Al encabezar un acto donde los niños con discapacidades de Rehabilitación pintaron el “Mural a la Hermandad  y a la Confraternidad”, para dejar en las paredes parte de la historia y de sus vidas junto a artistas de la plástica, Pérez de Marranzini indicó que la entidad labora con un personal muy dedicado.

“Para el año que viene no le pueden rebajar ni un centavito a lo que pidamos”, manifestó, tras señalar que esperan que el próximo 2006 se les entregue el presupuesto solicitado al Secretariado Técnico de la Presidencia y a la Oficina Nacional del Presupuesto.

“¿Y qué poder no tienen los senadores? Ellos son los que mandan ahí”, expresó Pérez de Marranzini, al referirse al interés de los representantes en el Congreso por aumentarse los sueldos.

Entiende que el actual gobierno encontró el país en una situación difícil, pero espera que este año haya una recuperación que permita a la administración pública atender la necesidad de la Asociación.

De los 50,000 pacientes que cada año atiende la entidad, dijo, 20,000 corresponden a casos nuevos y los restantes 30,000 son por situaciones repetitivas de pacientes que pasan más de diez años en terapias semanales.

De su lado, Anniuska Castillo, del área de captación de recursos de la entidad, al retomar el caso de los centros en las tres provincias, dijo que se estima que en cada una, el diez por ciento de la población tiene un caso de discapacidad.

Añadió que cada centro requiere de unos RD$3 millones para planes de expansión.

Castillo indicó que, según las estadísticas, en la frontera 3,000 personas tienen discapacidades, en Neiba alrededor de 2,000 y en Salcedo cerca de 1,500.

 “Con esos tres centros se atenderían casi 10,000 nuevas personas con discapacidad, en un año”.

Sostuvo que cada unidad de rehabilitación amerita de una inversión de casi RD$3 millones en equipos terapéuticos, de evaluación, diagnósticos, sin incluir el mobiliario.

Dijo que el presupuesto para el pago del personal, que no cubre la asignación estatal, ronda entre RD$1.5 y RD$2.0 millones al mes que lo asume la institución, ya que el aporte gubernamental se gasta en la parte operativa.

Explicó que un centro inicia con un personal mínimo: un médico fisiatra, dos terapeutas físicos y el personal básico en la parte administrativa.

De su lado, Pérez de Marranzini explicó que los servicios del interior del país requieren la construcción de un adecuado local.

Manifestó que en Jarabacoa fue iniciado en un excelente local, pero que los trabajos están medio paralizados por falta de recursos, pese a que lo necesitan más de 300 pacientes, incluyendo los de Constanza y otras áreas cercanas.

Manifestó que la filial de Baní recaudó dinero en un maratón para construir un centro adecuado, ya que opera en un “cajón”.

“Continuamente necesitamos equipos y le pedimos a organizaciones nacionales e internacionales. Hasta computadoras estamos pidiendo para establecer una red de todos los departamentos”, dijo.

Señaló que dinero hace falta, no voluntad y consideró que debe revisarse la escala salarial urgentemente de los más de 500 empleados en los 18 centros de la entidad.

Dijo que tienen que continuar formando profesionales porque esa labor se toma mucho tiempo.

Indicó que por los centros pasan cada día 1,200 pacientes, quienes reciben tratamientos de medicina física, quirúrgica o son vistos en consultorios por uno de los 22 médicos en servicio.

Manifestó que en un foro celebrado en Guatemala, los talleres de aparatos ortopédicos de Rehabilitación fueron considerados los mejores de Centro América y el Caribe, por su eficiencia en la solucionan de problemas de amputación, desviación de columnas, corsets especiales, cervicales y lumbares.

Pérez de Marranzini dijo sentirse muy bien en su labor, sobre todo, por creer que Dios le señala a cada quien el camino que ha de seguir en la vida.

“Me señaló este. Yo nunca pensé que iba a estar en esto”, añadió.

Contó que la primera vez que escuchó al puertorriqueño Pepe Martínez, amigo de su familia, hablar de adaptación de piernas y brazos artificiales, fue cuando estaba recién casada, cuando entonces pensaba que se trataba de una labor horrible, sin tener en mente que terminaría en el mismo camino.

Ahora opina que la “la sociedad ha respondido excelentemente a la labor de esa institución”.

ENSEÑANZA

La escuela de Rehabilitación atiende a alumnos con algún tipo de discapacidad intelectual, desde leve a moderada.

 En estos casos, la encargada de los talleres en los programas escolares, Manuela Altagracia Mesa, explicó que los discapacitados son entrenables.

Unos 500 alumnos con dificultad de aprendizaje reciben docencia de preescolar y primaria.  A partir de los 16 años, pasan al servicio de rehabilitación profesional a aprender un oficio.