“Yo quiero un Puerto Plata muy grande”

“Yo quiero un Puerto Plata muy grande”

PUERTO PLATA. María Amelia Finke Brugal es una conocida  dama, muy ligada a la cultura y uno de los pilares de la Sociedad Cultural Renovación; ella  cumplió  50 años hace pocos días  cuando el pueblo estaba celebrando las patronales de  San Felipe.

En el marco de ambos  acontecimientos Beba Finke, como cariñosamente se le llama, junto a una multitud congregada  en el parque central de aquí, lanzó  un manifestó  en el que expone sus sueños para esta ciudad norteña, porque quiere un “Puerto Plata  grande, muy grande”.

¿Qué pide para su ciudad esta empresaria que recién  se acaba de estrenar como presidente del Club de Comercio, y es miembro de Patronato del Teleférico de aquí?

“Que eliminen de nuestro entorno las contaminantes plantas eléctricas y en su lugar se construya un parque que sirva de pulmón y área verde a la ciudad, con senderos para correr y montar bicicleta, cómodas instalaciones deportivas y un anfiteatro, que con el signo distintivo y único de la Fortaleza San Felipe agregue riqueza histórica al conjunto”.  Además, quiere que se rescate y se integre a ese complejo el Parque del Puerto. 

Otro deseo es  que pongan en funcionamiento los muelles de carga y el turístico y que  se detenga el vandalismo de acabar con el patrimonio arquitectónico. “Vamos a valorar y recuperar nuestras casas victorianas” –reclama. 

Aspira a que la  antigua estación del tren y su  máquina sean restauradas y puestas en valor;  tener un malecón que vaya desde el muelle de carga hasta Cafemba; convertir el sector Playa Oeste en un barrio moderno y humano, con cafés frente al mar, espacios de arte  y lugar de residencia de artistas.

“Quiero vislumbrar una autopista de cuatro vías hasta Navarrete. Deben hacerse al mismo tiempo,  y sin demora alguna,   los cuatro carriles y la iluminación de la vía hasta Cabarete. Pongámonos a la  moda con un moderno boulevard”.

“Me gustaría lucir un jardín botánico en el tope de la Isabel de Torres con plantas endémicas y otras que embellezcan como las orquídeas,  construir  facilidades para pasadías, restaurantes y conciertos. Cuidar nuestra bella montaña; concluir y promover el uso del sendero para subir a pie a la misma”.

Otros de sus sueños son que  las cañadas sean saneadas totalmente, para volver a disfrutar de sus aguas y  las  del Océano Atlántico y que los bajos del Parque Central o Independencia se haga peatonal y  vuelvan a utilizarse  los coches para el transporte.

Pide  el rescate de El Cupey y que se arregle su carretera, con lo que estaría  a unos minutos de la ciudad y se podría disfrutar de unas temperaturas muy agradables. Lo mismo quiere para Costámbar, de la cual, dice, “si se mejoran las vías de comunicación podría resultar muy atractivo”.

“Ojalá especializar las casetas del malecón, un dueño por caseta, y cada una con un signo distintivo, ya sea por la música o el tipo de comida” –apunta  el manifiesto.

También anhela que se mejore sustancialmente la educación vial y ciudadana de su  pueblo; quiere señalizaciones correctas en todas las calle y tener un mercado “organizado, limpio, donde se pueda circular sin problemas, con espacio de parqueo, que resulte atractivo tanto para nosotros como para los turistas”.

Otro sueño es que la Poza del Castillo sea recuperada así como el parque en honor a Juan Lockward.