“La pobreza debe unir a los dominicanos y a los haitianos”

“La pobreza debe unir a los dominicanos y a los haitianos”

El alto índice de pobreza, el tráfico de drogas, de armas y los problemas de salud en la zona fronteriza deben motivar a las autoridades dominicanas y haitianas a mejorar sus relaciones para enfrentar con éxito esos males.

Así lo externó el periodista Carlos Julio Féliz durante una conferencia sobre la frontera dominico-haitiana en el marco de la Tercera Feria del Libro realizada en la escuela Hermanas Mirabal de Nueva York que organizó el Comisionado de Cultura de los Estados Unidos.

Destacó que nunca antes  se había vivido  un grado de respeto mutuo entre los gobiernos de Haití y la República Dominicana, así como el buen nivel de convivencia entre los habitantes de la isla como ocurre ahora.

Féliz, nativo de la provincia fronteriza de Pedernales, pidió a los tratadistas de la cuestión dominico-haitiana a no ver el tema con pasión y aportar al debate elementos que tiendan a buscar una solución para beneficio de ambos países.

En ese sentido resaltó que ningún mandatario ha tratado el tema dominico-haitiano con más inteligencia que como lo ha hecho el presidente Leonel Fernández, así como su homólogo René Preval.

En ese sentido destacó la creación del foro binacional compuestos por intelectuales de la isla y que contó con los auspicios de la Fundación Global Democracia y Desarrollo.

Dentro de los principales males que afectan a los habitantes de ambos países están el auge  del narcotráfico, la deforestación, el tráfico de personas y de armas, así como los problemas sanitarios, como el caso del Sida.

“Pero el gran problema en común de la frontera dominico-haitiana es la pobreza en que históricamente han vivido las comunidades de Montecristi, Dajabón, El  ías Piña, Independencia y Pedernales”, dijo el también profesor universitario.

Zoom

La unidad

Féliz dijo que la situación de pobreza no sólo afecta a los dominicanos que viven en la zona fronteriza, sino además a los haitianos  de las comunidades  haitianas de Juana Méndez, Belladere, Malpasé y Anse à Pitre, muchos de los cuales  viven gracias al intercambio comercial con la República Dominicana. Sostiene que la zona fronteriza, principalmente por Pedernales, cuenta con recursos y atractivos naturales que pueden servir para atraer turistas y generar empleos.