“Gustav” deja un muerto y destrozos a su paso Haití

“Gustav” deja un muerto y destrozos a su paso Haití

PUERTO PRINCIPE. AP.  El huracán Gustav arrojó fuertes lluvias el martes sobre el sur de Haití, dejó al menos un muerto y amenazó cultivos en medio de protestas por los altos precios de los alimentos. 

Los contratos a término de los energéticos incrementaron su precio en medio de temores de que Gustav avance hacia el Golfo de México convertido en una tormenta “extremadamente peligrosa”.

Los árboles caían mientras la tormenta se mantenía durante horas sobre la empobrecida y deforestada península del sur del país, y los niveles del agua se incrementaron en plantíos de plátanos, frijoles y otros vegetales.

Un hombre falleció en una avalancha en el poblado montañoso de Benet, dijo la directora de protección civil, Marie Alta Jean-Baptiste, en declaraciones a Radio Metropole.  “Si continúa la lluvia, nos inundaremos”, dijo el asesor de alimentos de las Naciones Unidas, Jean Gardy, en declaraciones desde Marigot, poblado en el sureste del país. 

Cientos de personas en el área costera de Les Cayes desoyeron las recomendaciones oficiales de buscar refugio, optando en cambio por realizar ataques a pedradas como protesta por el alto costo de la vida en la nación más pobre del Hemisferio Occidental.

Testigos dijeron que los cuerpos de paz de las Naciones Unidas usaron gas lacrimógeno para dispersar a la multitud.  Haití enfrenta un alza constante en los precios de los alimentos.

Zoom

Vientos de 175 kilómetros/hora
Gustav tocó tierra el martes por la tarde cerca de la ciudad de Jacmel, con vientos máximos sostenidos de 145 kilómetros por hora (90 millas por hora). Fuertes lluvias cayeron sobre el área, mientras los vientos doblaban las palmeras e incrementaban el oleaje ante las dilapidadas casas de madera de la región.  Patrice Tallyrand, de 43 años, huyó con su familia a casa de un amigo, luego de que Gustav derribó cuatro árboles en su patio trasero, en el poblado sureño de Kabik.  “Queríamos salir de la casa antes de que empeorara”, dijo.  Unos 65 kilómetros (40 millas) al norte, los pobladores de la capital se protegieron con plásticos de la lluvia y el fuerte viento.