“El ingenio del dominicano”

“El ingenio del dominicano”

Cada día, desde antes de salir el sol, en nuestra amada Quisqueya muchos dominicanos salen a la calle a pasar miles de vicisitudes todo con la finalidad de llevar el sustento a su familia. El periodista Lauterio Vargas, que conoce esta realidad porque la ha palpado a través de diversas experiencias en el ejercicio, escribió una historia recreada de manera sencilla sobre este tópico.

Llegado el día de presentar a la sociedad su primer pinino literario, en compañía de sus familiares y amigos, Lauterio Vargas dejó a consideración de todos la obra El ingenio del dominicano.

El prologo del libro fue escrito por Robert Polanco, secretario de la Juventud, quien en la actividad dijo que Vargas pinta con palabras la realidad palpable de un lugar tan concurrido como el Mercado Nuevo de la avenida Duarte y los barrios que lo circundan, y que con notable creatividad da vida a personajes ficticios que bien se pueden adaptar a cientos de personas.

Expresó que Rafael Antonio Pimentel (Prieto), el personaje central de la obra encarna el papel de un hombre común, que se empeña en ser buen padre preocupado por el bienestar de sus hijos, por quienes trabaja sin descanso. El secretario de la Juventud dijo que esta obra se puede convertir en punto de partida para entender mejor la forma de pensar y de vivir de la gente humilde de los barrios porque refleja sus interioridades y narra los hechos en que se ve envuelto Prieto para sacar su familia adelante sin mandar a los hijos a trabajar a la calle.

Afirmó que conoció a Lauterio Vargas cuando se desempeñaba como presidente de la Federación de Estudiantes Dominicanos (FED), y él daba sus primeros pasos como periodista en El Siglo, y desde entonces ha mantenido una trayectoria ascendente, constituyéndose en un ejemplo para la juventud dominicana.

En su intervención, el autor dijo que la presentación de El ingenio del dominicano es un sueño que hasta hace poco era sólo un proyecto y que gracias al apoyo y la ayuda de Robert Polanco es una realidad.

“Las historias que cuento no son reales y aunque menciono nombres de instituciones específicas, y hasta direcciones, las situaciones que se describen en la obra no se corresponden con la actual porque están registradas en el segundo período de Balaguer. Hago la aclaración por si comienzan a llegar demandas”, puntualizó.

Así mismo, agregó que cuando se propuso escribir el libro, lo hizo con la finalidad de recrear un poco la forma de vida de los dominicanos que viven en los barrios capitalinos.