“Corneal Collagen Crosslinking” para evitar
el transplante corneal
Riboflavina y luz
ultravioleta en el tratamiento del queratocono

<SPAN><STRONG>“Corneal Collagen Crosslinking”</STRONG> para evitar<BR>el transplante corneal </SPAN>Riboflavina y luz<BR>ultravioleta en el tratamiento del queratocono

Un revolucionario método fundamentado en el uso de la riboflavina o vitamina B2 y la luz ultravioleta evita el transplante corneal como único tratamiento eficaz para detener el progreso del queratocono, enfermedad ocular progresiva en la cual esa primera lente del ojo humano, la córnea, adopta una forma cónica.                                                             

El “Corneal Collagen Crosslinking”, que podría traducirse como “entrecruzamiento de las fibras de colágeno corneal” es, en muchos casos de queratocono progresivo, la opción apropiada para evitar el transplante corneal, el cual, además de la escasez del tejido y su elevado costo, presenta una cierta incidencia de rechazo, asegura el oftalmólogo Gernot Winkler,  de la  Fundación Centro Láser.                                                     

Recientemente introducido al país, el procedimiento no invasivo fue desarrollado en Suiza y se utiliza en Europa desde hace cinco años “con un éxito rotundo”, afirma el especialista.

Las causas que originan el queratocono son inciertas, aunque se sabe que hay un adelgazamiento de la porción central de la córnea que provoca su protrusión. Los tratamientos para revertir los daños que ocasiona han sido controversiales. Los casos poco severos son manejados con lentillas, gafas y lentes de contacto que no detienen la progresión de la enfermedad.

También han sido utilizados sin mucho éxito los anillos intracorneales, como una solución intermedia antes de optar por el transplante. Se estima  que el 21% de los pacientes con esta patología requerirán un tratamiento quirúrgico para restaurar la anatomía corneal y la visión.

Winkler explica que el nuevo método de entrecruzamiento combina la radiación ultravioleta con la riboflavina como sustancia fotosensibilizante para aumentar la estabilidad biomecánica corneal.

“La riboflavina, utilizada en una dosis especial y aplicada con luz ultravioleta, corrige el deterioro de la córnea porque crea un vínculo más estrecho entre las fibras de colágeno, un vínculo cruzado para que esta lente no pueda deformarse y se endurezca”, agrega.

El especialista de Centro Láser  asegura que se trata del único tratamiento conocido que detiene la progresión del queratocono, dado que cambia las características biomecánicas intrínsecas de la córnea, aumentando su fuerza en casi un 300%.

Añade que el procedimiento beneficia a los pacientes con un astigmatismo  progresivo ocasionado por debilidad de la córnea o por una ectasia corneal primaria o secundaria provocada por el adelgazamiento excesivo de este tejido luego de la cirugía refractiva con láser.

 El astigmatismo es un defecto refractivo caracterizado por una visión desenfocada debida a una curvatura anormal de la córnea.

Signos y síntomas

Los signos que caracterizan al queratocono, son el adelgazamiento de la córnea en su zona central o paracentral, por debilidad  y entrecruzamiento inadecuado de sus tejidos de colágeno, acompañado de una protrusión apical o elevación de la zona central de la córnea y de un astigmatismo irregular. 

El oftalmólogo de Centro Láser establece que “a veces, la cornea se descompensa tanto que termina en hidrops corneal con una cicatriz que impide la visualización”.

“Las personas con queratocono presentan un astigmatismo alto y muy variante, que va aumentando. Generalmente el queratocono es diagnosticado en la adolescencia y continúa progresando hasta los 30 ó 35 años”, expone Winkler.

Agrega que esta irregularidad descompensa y daña la córnea, la cual puede llegar a ser tan puntiaguda que se hace necesario el transplante para evitar la ceguera.

Los primeros síntomas del queratocono son visión borrosa y distorsión de imágenes. En los estadios iniciales  puede haber deslumbramiento, irritación y sensibilidad a la luz o fotofobia.

Posteriormente, la córnea puede adelgazarse y deformarse progresivamente por el desarrollo del queratocono, ocasionando un astigmatismo cada vez más elevado que raramente puede ser tratado sólo con espejuelos o con lentes de contacto rígidos.

Winkler señala que la topografía corneal, así como otros estudios especializados,  permiten el diagnóstico precoz y diferencial del queratocono, además de proporcionar la información necesaria para su tratamiento.